Un día en la vida de nuestra piel
0 (0)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Enfrentada a muchos y variados factores estresantes a lo largo del día que pueden causarle distintos tipos de daños, la piel está expuesta a elementos agresores tanto externos como internos, provocando con el tiempo la aparición de manchas oscuras, líneas de expresión y arrugas

La piel se enfrenta a muchos factores estresantes distintos a lo largo del día. Algunos de ellos son externos, como la contaminación, el aire acondicionado, las condiciones climáticas extremas y los rayos UV.

Otros son internos, pero pueden afectar visiblemente a la piel. En este grupo se encuentran el estrés, la falta de sueño, la mala alimentación, las fluctuaciones hormonales y la menopausia.

Estos factores pueden causar distintos tipos de daños a la piel, desde dejarla con aspecto seco y apagado hasta llegar a causar un daño estructural a largo plazo que provoca la aparición de manchas oscuras, líneas de expresión y arrugas.

Elementos agresores externos

Los elementos agresores externos pueden tener efectos inmediatos o a largo plazo, tanto en las capas superficiales como en la estructura cutánea interna.

– Daño de los radicales libres.

– Daño en las capas más profundas de la piel.

– Daños en las capas superficiales de la piel.
La contaminación, el aire acondicionado, las condiciones climáticas extremas y los rayos UV dañan las capas superficiales de la piel, cuya función es ser la barrera de hidratación de la misma.

Esta barrera de hidratación minimiza la pérdida de humedad para mantener la piel hidratada y protegida frente a los agentes contaminantes externos.

Si esta barrera sufre daños, deja de funcionar de forma adecuada y la piel es susceptible de desarrollar sequedad, enrojecimiento y otros problemas cutáneos.

La deshidratación también provoca el descenso de la renovación celular, lo que significa que las células viejas permanecen en la superficie durante más tiempo y como consecuencia la piel adquiere un aspecto menos uniforme y más apagado.

Todas nuestras gamas de productos incluyen ingredientes humectantes que mantienen la piel hidratada. Extractos botánicos con propiedades renovadoras, antioxidantes y descongestivas.

Por ejemplo, nuestra Línea Nobleza enfoca su acción cosmética a la recuperación de la función barrera, la misma contiene extractos botánicos como caléndula, malva, manteca de Karité el, ácido hialurónico y vitaminas A y E.

La sinergia de los mismos en una crema gel suave, sedosa, liviana, con sensorial muy bien aceptado, fresco y humectado 24 horas. Especialmente pensada para pieles con rojeces centro faciales como la rosácea y el acné.

Elementos agresores internos

Los factores internos pueden irritar la piel y hacer que tenga un aspecto apagado, e incluso pueden contribuir al envejecimiento prematuro, por ese motivo es importante contrarrestarlos para que la piel se mantenga sana.

– Estrés y falta de sueño.

– Deshidratación y mala alimentación.

– Cambios hormonales.

– La menopausia.

Algunos de los principales cambios hormonales se producen durante la menopausia. Cuando nuestro cuerpo comienza a producir menos estrógenos (hormonas de fertilidad), la piel pierde el soporte estructural y se vuelve más frágil.

La piel ya no está tan firme, aparecen líneas de expresión y arrugas más profundas y, a medida que disminuye su grosor, se vuelve más vulnerable a los daños producidos por el sol, lo cual conlleva a la formación de manchas oscuras.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Hola en qué puedo ayudarte?