Tratamiento de celulitis y mantenimiento a raya
0 (0)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Mesoterapia homeopática. Es poco invasiva, se puede mantener de por vida y no es cara. Como tratamiento de choque se recomiendan 10 sesiones, una por semana y como mantenimiento una al mes (tiempo indefinido). En los grados 2 y 3 se recomienda combinar con carboxiterapia.

Carboxiterapia. Una inyección subcutánea de un gas CO2 medicinal, con agujas muy finas y un dispositivo unidireccional de emisión.Tendremos mejores resultados si lo combinamos con radiofrecuencia (5 sesiones aprox.), porque además de combatir la celulitis también es una solución ante la flacidez, pues proporciona una piel más tersa y firme, reduciendo lo que se conoce como ‘piel de naranja’.

Radiofrecuencia. Se trata de una técnica que consigue contraer las estructuras de colágeno recuperando estas la capacidad de soporte, a la vez que genera un efecto de drenaje linfático para ayudar a eliminar el exceso de líquidos. Tiene, por tanto, la capacidad de animar los fibroblastos encargados de fabricar colágeno y elastina, los dos máximos responsables de la turgencia y el tensado de la piel. Con esta radiofrecuencia, celulitis y flacidez se reducen gracias a un calentamiento controlado de los tejidos que se encuentran en capas profundas de la zona a tratar, y no en niveles superficiales. Normalmente 5 sesiones son suficientes.

Alidya. Es una mezcla de aminoácidos con un quelante del hierro, un diurético osmótico alcalinizantes para bajar la acidez y vitamina C entre otros, que se infiltra a nivel subcutáneo y actúa con acción drenante y reestructurante. A nivel vascular favorece la microcirculación local y a nivel linfático el drenaje de las toxinas. Dicho de otro modo solubiliza y disuelve elementos tóxicos, eliminando la ‘piel de naranja’. Se necesitan entre 7 y 12 sesiones repartidas semanalmente. Los resultados se comienzan a notar entre la tercera y quinta semana.

Soluciones dietéticas

Si hay sobrepeso, hay que hacer una dieta para bajar la grasa y eliminar los líquidos, pero con la mínima pérdida de masa muscular. Aunque no haya sobrepeso conviene aumentar el consumo de agua y limitar el de azúcar y la sal. También vigilar que la ingesta de proteína sea suficiente. Lo mejor es seguir una dieta pobre en azúcares y grasas ‘malas’, rica en verduras, proteínas y grasas ‘buenas’ y baja en sal, con abundante aporte de líquido, agua, infusiones. Así la celulitis, y los problemas que la rodean, circulación deficiente y retención de líquidos.
El médico puede recomendar una dieta de aporte proteico. Consiste en disminuir el aporte de azúcares y grasas manteniendo el nivel proteico para disminuir la masa grasa corporal y mantener la masa magra (músculos, piel y huesos). Consta de tres fases que hay que realizar de principio a fin bajo estricto control médico. La primera fase, cetogénica, es estricta pero corta, y en ella se pierden rápidamente casi la totalidad de kilos sobrantes. La segunda fase es la de introducción progresiva de alimentación saludable, es una fase más lenta, pero imprescindible para el mantenimiento a largo plazo. Finalmente, una tercera fase de mantenimiento, donde no se trata de introducir nada nuevo sino de garantizar que los cambios establecidos en las fases anteriores se mantengan.

Aumentar la actividad y el ejercicio

El sedentarismo aumenta la celulitis. Y esto es en primer lugar porque con la falta de ejercicio la circulación empeora, así como la retención de líquidos. Las piernas pierden masa muscular y evidencian un aumento de grasa. El mejor ejercicio para bajar la celulitis es el entrenamiento cardiovascular junto a la tonificación muscular localizada para las zonas con piel de naranja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Hola en qué puedo ayudarte?