Tipos de piel
0 (0)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

¿Cómo saber qué tipo de piel tengo?

Cada piel es diferente, por ello, es importante conocer todos los tipos de piel y las enfermedades que pueden aparecer en cada uno de ellos.

Existen distintos criterios para clasificar los diferentes tipos de piel.1 Por ejemplo, la clasificación de Fitzpatrick, descrita por primera vez en 1975, se basa en el color de la piel y su respuesta a la exposición solar. Esta clasificación se utiliza para decidir el tipo de factor de protección solar adecuado o para predecir el riesgo de cáncer de piel, entre otros.2 Sin embargo, desde el punto de vista cosmético, la piel se clasifica de acuerdo a varios factores de los que va a depender su equilibrio: reepitelización, descamación, secreción sebácea, hidratación y nivel de sensibilidad.3 Así, cada tipo de piel tendrá unas características propias y requerirá cuidados diferentes.4 El tipo de piel viene determinado por la genética, aunque también se verá afectada por otros factores como la edad, las agresiones externas, la temperatura y la humedad ambiental.3

Según estas características, podemos encontrar cinco tipos de piel sana: normal, seca, grasa, mixta (tiene propiedades de la grasa y de la seca) y sensible.3,4 A continuación, detallamos las principales características de cada tipo de piel.

PIEL NORMAL

Es una piel que presenta una textura regular, sin imperfecciones y un aspecto suave y limpio, sin necesidad de cuidados especiales.4

PIEL SENSIBLE

La piel sensible es una piel más propensa a reaccionar a estímulos a los que la piel normal no reacciona.5 Es una piel frágil que suele ir acompañada de sensaciones de incomodidad como calor, tirantez, enrojecimiento o picor.4-6 En estas pieles hay una pérdida de la función barrera (o protectora) de la piel, lo que facilita la entrada de microorganismos y sustancias irritantes, y aumenta la posibilidad de sufrir infecciones y reacciones alérgicas.5,6 Son pieles delicadas que necesitan mayores cuidados para combatir la sequedad, la aspereza y el aspecto que habitualmente presenta5. A veces se habla de piel irritableen lugar de piel sensible, pero son términos sinónimos y no hay diferencias dermatológicas entre ambos.

PIEL SECA

En muchos casos, la piel seca suele ser algo temporal, causada por factores externoscomo el clima, la baja humedad del aire y la inmersión en agua caliente.7 No obstante, en algunas personas la piel seca puede darse con mayor frecuencia e incluso ser una afección de por vida.7 Aunque en general no suele ser grave, si no se cuida, puede provocar otros problemas cutáneos como eccemas o ser más propensa a sufrir infecciones, ya que la piel seca se puede agrietar quedando más expuesta a bacterias.7

Los signos y síntomas de la piel secapueden variar dependiendo de distintos factores como la edad, el estado de salud o de cuál sea su causa.7 En general, se caracteriza por una sensación de tirantez y aspereza. También puede adquirir un color gris ceniza, aparecer descamación, picor, enrojecimiento y pequeñas grietas.7 La piel agrietada suele observarse en las pieles muy secas. Aparecen pequeñas grietas, que en ocasiones más graves pueden ser más profundas e incluso llegar a sangrar.

La piel atópica es una enfermedad cutánea que se caracteriza por piel seca que lleva a descamación e irritación y provoca síntomas molestos como el picor.13 Su principal causa es la predisposición genética, aunque también existen factores que desencadenan su aparición o agravan el problema. Estos factores pueden ser ambientales, alérgicos, alimenticios, e incluso estar relacionados con algunas prendas de ropa.13

PIEL GRASA U OLEOSA

Un cutis graso tiene una apariencia porosa, húmeda y brillante.3 Se produce como resultado de un exceso de producción de grasa por las glándulas sebáceas. Suele estar determinado por causas genéticas y/o hormonales.3,9 Es frecuente en adolescentes y jóvenes menores de 30 años3, y suele estar relacionada con la aparición de acné.9 

PIEL MIXTA

Según la localización, tiene características de la piel seca y grasa, ya que la distribución de las glándulas sebáceas y sudoríparas no es homogénea.1 La zona más grasa suele corresponder a la zona T (frente, nariz y barbilla), mientras que en las mejillas la piel es normal o seca.3,4

PIEL ESCAMOSA

La irritación reiterada de la piel por factores medioambientales como el sol, el viento, la sequedad o la humedad excesiva puede provocar la descamación de la piel, es decir, que se desprendan grandes escamas de la epidermis que a veces se ven como polvo fino. Sin embargo, la descamación también puede ser resultado de alguna afección como una reacción alérgica, infecciones por hongos o estafilococos, trastornos del sistema inmunitario o cáncer y tratamientos oncológicos. En estos casos la descamación suele ir acompañada de picor10.

MANCHAS ROJAS

Hay un gran número de causas y enfermedades dermatológicas que originan la aparición de manchas rojas o erupciones en la piel, por ejemplo, picaduras de insectos, rosácea, enfermedad de manos, pies y boca y alergia a los medicamentos, entre otras11.

LUNARES EN LA PIEL

Los lunares son puntos o manchas oscuros de la piel que suelen aparecer durante la niñez y la adolescencia y están causados por grupos de células pigmentadas. En general, son inocuos, pero conviene revisarlos y acudir al dermatólogo si estos cambian de tamaño, forma o color, o si aparece picor o sangrado, ya que algunos pueden volverse cancerosos12.

En general, es importante prestar atención al aspecto de la piel, ya que independientemente del tipo de piel que se tenga, hay determinadas características que podrían ser signo de algún problema cutáneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Hola en qué puedo ayudarte?