Lipedema, cómo ayuda la esteticista
0 (0)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha reconocido el lipedema como una alteración neonatal de la grasa subcutánea. Una acumulación desproporcionada, inflamación del tejido graso, que se ceba en las piernas para colapsar su sistema circulatorio. Distinto al linfedema, se acompaña de hinchazón permanente y convierte las piernas en dos columnas sin forma. En su estadio más evolucionado puede afectar a los brazos, pero nunca a los pies. Este almacenamiento desproporcionado, que no guarda relación con el sobrepeso, tiene como consecuencia el colapso del sistema linfático, que se ve entorpecido y desbordado. De ahí la predisposición al lipolinfedema. No es obesidad mórbida, pero desfigura las piernas de forma desproporcionada, sin responder a la dieta o al ejercicio. 

Cómo reconocer el lipedema

Se conoce como la “celulitis dolorosa” y también como “la enfermedad hereditaria de la grasa”. Provoca un volumen anormal y excesivo en las extremidades, con una clara desproporción de talla respecto al cuerpo; hinchazón simétrica y blanda en muslos, glúteos, rodillas, tobillos; y tacto móvil de la grasa, con piel atrófica. Quizá lo más característico sea que, aun con importantes pérdidas de peso, el problema no se soluciona, reduciéndose apenas el volumen. Estos son algunos de los síntomas por los que puede delatarse:

  • Al palpar la zona duele.
  • Edema claro, intenso y progresivo en las piernas.
  • Zonas amoratadas o equimosis en áreas de roce.
  • Arañas vasculares dilatadas, que resultan evidentes por el retorno venoso entorpecido y la obstrucción de las venas superficiales.
  • Afectación frecuente del sistema linfático, cuya función se ve comprometida hasta establecer una patología combinada (fibrolipolinfedema).

Fases del Lipedema

  • Incremento del tejido graso en piernas y glúteos
  • Aparición de acúmulos en la porción anterior de las rodillas.
  • Aumento del tejido graso en la cara interna de la rodilla.
  • Aumento del volumen en los tobillos.

Teniendo en cuenta que es un problema de salud y que puede haber una patología asociada, abordar el lipedema requiere exploraciones específicas para descartar problemas de mayor calado, que en caso de producirse, pueden desaconsejar unos u otros tratamientos estéticos. De ahí, la necesidad de asegurarnos de que la clienta (es un problema casi exclusivo del género femenino) haya consultado primero con su médico y le confirme la no contraindicación de la intervención de la esteticista.

Tratamiento en fases tempranas

Evidentemente, donde mejores resultados obtiene la esteticista es en las primeras fases del tratamiento, antes de su progresión, aunque también podemos proporcionar un gran alivio en fases avanzadas y, por supuesto, como complemento a una liposucción. Medias compresivas, mesoterapia, fisioterapia, ejercicio y alimentación adecuada también con tribuyen a una mejor solución del problema. “La verdad es que no son pocas las mujeres que tienen que lidiar con este problema ,hay que saber ofrecer un servicio multidisciplinar en el que la belleza no sea el único objetivo ni el más importante, hay que ir más allá para intentar dar una solución con la combinación de tratamientos al lipedema. Sin olvidarnos de la parte estética (extremidades inferiores con un exceso de volumen, aumento de grasa localizada en muslos, etc.) lo más importante es abordar el dolor, la hinchazón e incluso los edemas para conseguir una imagen emocionalmente satisfactoria para la clienta”.

Medias compresivas, tratamientos estéticos como presoterapia, manual o con aparatología,  drenaje linfático, radiofrecuencia, mesoterapia, fisioterapia, ejercicio y una alimentación adecuada contribuyen a una mejor solución del problema

  • Drenaje linfático, la unión hace la fuerza
    • Radiofrecuencia
    • Vacunterapia
    • Diodo emisor de luz :Dermolisis en 3 D

Teniendo en cuenta que es un problema de salud y que puede haber una patología asociada, en algunos casos pueden estar desaconsejados unos u otros tratamientos estéticos. Es importante asegurarnos de que la clienta haya consultado primero con su médico y le confirme la no contraindicación de la intervención de la esteticista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Hola en qué puedo ayudarte?